Escapada por el Alt Empordà (II). Día 3. Montaña, marismas y un peluche perdido.

19, 20 y 21 DE OCTUBRE DE 2018. BAIX LLOBREGAT-ROSES-CADAQUÈS-PERALADA-SANT PERE DE RODES-BAIX LLOBREGAT.

DÍA 3. 21 de octubre de 2018. PERELADA – SANT PERE DE RODES – BAIX LLOBREGAT. A pesar de lo que en un principio aparentaba, la noche fue tranquila en el área de Perelada. Los coches de aquellos jóvenes que estaban de fiesta de fin de semana desaparecieron en pocos minutos y el silencio de la noche solo fue roto por el sonido de las campanas.

Desayunamos y esperamos que la zona de vaciado estuviera libre para descargar las aguas y rellenar el depósito de limpias. Mientras realizábamos la operación entablamos conversación una pareja de edad avanzada que acababan de llegar de visitar la Provenza francesa. La conversación nos resultó muy productiva porque teníamos previsto para las próximas semanas, precisamente, un viaje a esa región de Francia. Así que aprovechamos la ocasión para informarnos sobre lugares de interés para visitar en la zona ¿Qué mejor que preguntar en primera persona a quien ha estado allí tan recientemente?

Nos despedimos que aquella agradable pareja y nos pusimos en marcha ¡Teníamos todo el domingo por delante y había que sacarle el máximo partido posible! Tomamos la C252 hasta Garriguella para continuar hasta la población de Vilajuïga. En aquel punto nos desviamos hacia la GIP6041, una revirada carretera que conduce a Sant Pere de Rodes. Realmente se trata de una ruta de montaña pero, precisamente, son las que más nos gustan por las vistas que suelen ofrecer este tipo de recorridos. En esta ocasión no fue diferente. Resultó un verdadero lujo poder disfrutar del panorama de la linea de costa a esa altura.

Estacionamos nuestra Snaky en el parking que hay la misma entrada del recinto. Se trata de un conjunto monumental formado por el propio Monasterio de Sant Pere de Rodes, los resto del antiguo pueblo de Santa Creu de Rodes y el Castillo de Verdera. El lugar se encuentra ubicado en pleno corazón del Parc Natural del Cap de Creus. La construcción en el siglo IX del monasterio benedictino acabó contribuyendo directamente tanto al nacimiento del Castillo de Verdera como al del propio núcleo del pueblo de Santa Creu de Rodes creando así un excepcional conjunto medieval.

DSC_0193
Aparcados en el estacionamiento de la misma entrada a Sant Pere de Rodes.

Seguimos el camino que conducía al monasterio. Sólo se puede transitar a pie. Conforme nos acercábamos la silueta de la imponente edificación se vislumbraba entre la montaña.

Llegamos al acceso del recinto y decidimos pagar la entrada para hacer la visita interior. No resultaba caro -4,50 € la de adulto y 3,50 € la 9 a 25 años- y el lugar prometía mucho. Entramos a la instalación y fuimos siguiendo estrictamente el recorrido con la ayuda de una audio-guía. Ya la primera zona exterior impresiona. Tanto por sus vistas de la costa de Cap de Creus como por la propia arquitectura del monasterio.

DSC_0137_2
Las vistas de la linea de costa desde el interior del complejo son espectaculares.
DSC_0160_1
La imponente torre da al complejo una majestuosidad impresionante.

Continuamos la visita por el interior del recinto siguiendo atentamente las narraciones de la audio-guia. Tampoco defraudó la parte interna del edificio. El claustro es realmente bonito y las paredes aun conservan frescos de la época con siglos de historia a sus espaldas.

DSC_0147_2
Frescos casi milenarios sobreviven al implacable paso del tiempo en las paredes del monasterio.

Como la mayoría de lugares medievales, Sant Pere de Rodes, también tiene su propia leyenda. Según ésta, en el año 610, ante el peligro que sufría la ciudad de Roma, el emperador ordenó poner a salvo las reliquias de la cabeza de San Pedro Apóstol, su brazo y una botella que contenía la sangre de Cristo. Los encargados de cumplir con esta misión se embarcaron y llegaron a la costa de Girona donde escondieron las relíquias en la montaña de Verdera. Pasados los años volvieron para recuperarlas y devolverlas a su lugar original pero jamás pudieron encontrarlas. La construcción del monasterio fue el resultado de esa colonia que se estableció en el lugar con el objetivo de localizar las reliquias perdidas.

Salimos del recinto con muy buen sabor de boca. La visita nos había encantado. Como aún quedaba tiempo antes de comer decidimos subir al castillo de Verdera. Existía una ruta senderística señalizada que conduce a las ruinas. Fuimos ascendiendo mientras disfrutábamos de las espectaculares vistas hasta vislumbrar las ruinas del castillo.

DSC_0176
Los restos del castillo de Verdera se observan antes de llegar al final del sendero.
DSC_0179
Impresionantes vistas desde el castillo de Verdera.

En la cima, a 670 metros de altitud sobre el nivel de mar, el espectáculo aún era más impresionante. Nos costó más de media hora de tiempo ascender hasta la cima donde se encuentra el castillo pero realmente valió la pena realizar el recorrido.

DSC_0178
Los restos del Castillo de Verdera en la cima de la montaña.
DSC_0181
Los restos del castillo se encuentran dispersos por la montaña de Verdera.

Llegó la hora de ir bajando. Poco a poco fuimos deshaciendo el camino que anteriormente habíamos ascendido hasta llegar de nuevo al monasterio de Sant Pere de Rodes. Casi acabando el recorrido nuestra hija se dio cuenta de que había perdido un peluche que llevaba durante la excursión ¡Oh, no, el gatito negro que llevaba no está! – se lamentó. Me tocó subir de nuevo buscando el peluche por todo el camino. Por suerte lo localicé pero en la parte más alta del recorrido. Un grupo de jóvenes excursionistas lo habían encontrado y se lo habían apropiado.

-¿Me devolvéis el gato? Es de mi hija que lo ha perdido – les dije.

-¡No! Ahora es la mascota de nuestro club excursionista. – me contestó arrogantemente una niña de apenas 12 años.

Aún no sé si aquello me lo dijeron en broma o en serio pero lo cierto es que finalmente, después de insistir un poco, me devolvieron el peluche ¡A falta de una subida al castillo de Verdera, había hecho dos! Por lo menos nuestra hija se pondría muy contento de saber que había recuperado su peluche.

DSC_0192
Me tocó hace doble ascensión al Castell de Verdera pero recuperé el peluche perdido.

Ya en la autocaravana preparamos la comida que fue devorada allí mismo, en el parking donde estábamos estacionados ¡No era para menos con el desgaste que habíamos hecho con la excursión!

Con la tarde aún por delante optamos por ir a visitar el Parc Natural dels Aiguamolls de l’Empordà. Se trata de un ecosistema de marisma que conforma una excepcional reserva natural especialmente para las aves migratorias que hace de él su hogar durante buena parte de año.

Llegamos en apenas 20 minutos de recorrido y aparcamos en el mismo estacionamiento de la reserva natural. Como si no hubiésemos andado suficiente durante la mañana decidimos dar otro paseo. La tarde se agotaría pronto así que tampoco daba para demasiado. Entramos por uno de los recorridos marcados.

DSC_0200
El entorno invita a pasear.

Poco a poco nos fuimos adentrando en aquel entorno natural. No queríamos alejarnos mucho porque no tardaría en caer el sol y oscurecer pero aquella sensación de tranquilidad y de desconexión nos impedía abandonarlo.

DSC_0203
Las pasarelas conducen a discretos puntos de observación de aves.
DSC_0210
El agua es omnipresente en todo el parque natural.

Apuramos hasta el último rayo de sol, hasta que la luz del día ya no nos permitió seguir con la visita. Nos hubiese gustado aprovechar más el lugar pero no era posible. No nos quedaba otra que volver a nuestra Snaky. Pusimos el motor el motor en marcha y resignados tomamos la autopista en dirección a casa.

¡El fin de semana por el Empordà había dado de sí mucho más de lo inicialmente esperado!

Roses 2
Resumen de la ruta del tercer día Perelada-Sant Pere de Rodes-Parc Natural dels Aiguamolls de l’Empodrà-Baix Llobregat

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s