Escapada al Cap de Creus: al este (E) del oeste (W).

21, 22 y 23 DE FEBRERO DE 2020. BAIX LLOBREGAT (CATALUNYA-ESPAÑA) – CAP DE CREUS (ALT EMPORDÀ-CATALUNYA) – CADAQUÈS (ALT EMPORDÀ-CATALUNYA) – BAIX LLOBREGAT (CATALUNYA-ESPAÑA).

Casi sin darnos ni cuenta ya habían pasado más de dos meses de nuestro viaje a Alsacia durante las Navidades -puedes consultarlo pulsando aquí-. Las semanas pasaban volando y prácticamente no habíamos salido con nuestra Snaky en lo que llevábamos de año.

Se nos planteaba la posibilidad de escaparnos un fin de semana, pero no teníamos demasiado claro a donde ir. Recordamos una salida anterior -puedes consultarla pulsando aquí– en la que nos quedamos con ganas de ir al Cap de Creus, el punto más oriental de la península ibérica. En aquella ocasión no pudimos llegar ya que la carretera que da acceso al faro tiene el tráfico restringido para las autocaravanas.

Seguro que la carretera continuaría prohibida para nuestra Snaky, pero una buena opción era recorrer a pie el Camino de Ronda que conduce hasta el Faro del Cap de Creus. Quizás era el momento de quitarnos esa espinita que teníamos clavada desde aquel día.

Captura Wikilog Port Lligar-Far
El Camino de Ronda entre Port Lligat y el Cap de Creus tiene algo más de seis kilómetros. Imagen extraída de https://es.wikiloc.com/rutas-senderismo/portlligat-cadaques-far-del-cap-de-creus-7449868

DÍA 1. Viernes 21 de febrero de 2020. BAIX LLOBREGAT (CATALUNYA-ESPAÑA) – PORT LLIGAT (ALT EMPORDÀ). Tan solo acabar la jornada laboral arrancamos y nos pusimos en marcha en dirección a la comarca del Alt Empordà. El lugar elegido para pernoctar fue un estacionamiento que hay junto a la Casa-Museo de Salvador Dalí en Port Lligat. El lugar era idea porque durante esta temporada del año es gratuito y nos situaba al inicio de la ruta a pie que pretendíamos hacer hasta el Cap de Creus al día siguiente.

Tomamos la autopista AP7 en dirección norte. Tardamos casi dos horas para llegar. El último tramo, por la revirada GI614 hasta Cadaqués se nos hizo un poco pesado. Estacionamos sin problemas en el lugar previsto, cenamos y nos acostamos. Había que descansar ya que al día siguiente nos esperaba una buena caminata.

DÍA 2. Sábado 22 de febrero de 2020. PORT LLIGAT (ALT EMPORDÀ) – CADAQUÉS (ALT EMPORDÀ) – PORT LLIGAT (ALT EMPORDÀ). La mañana despertó fresca pero soleada. Era uno de esos días en los que intuyes que la temperatura subirá conforme el sol va ganando altura.

Desayunamos contundentemente, cogimos las mochilas y nos preparamos para iniciar la ruta. Partimos desde el mismo estacionamiento junto a la Casa-Museo de Salvador Dalí donde habíamos pasado la noche.

IMG_20200222_091021
El inicio del Camino de Ronda se ubica justo al dejar el estacionamiento. La Casa Museo Dalí puede verse al fondo.

La primera parte del recorrido nos obligó a rodear una gran finca situada a pocos metros del mar. El camino transcurría sobre el mismo pie del muro que delimitaba la propiedad. Debido a la erosión de las olas, la roca sobre la que caminábamos, nos recordaba un paisaje lunar.

Sobrepasamos esa parte del recorrido. No sabemos si por falta de atención nuestra o por mala señalización, pero nos acabamos perdiendo. No nos quedó otra que superar un terreno bastante abrupto y con una vegetación muy cerrada. No fuimos los únicos. Vimos otra pareja con niños a los que les ocurrió exactamente lo mismo que a nosotros. No obstante, el error nos permitió disfrutar de las preciosas vistas de algunas calas.

Finalmente conseguimos orientarnos y recuperar el camino. En ese punto empezó a alejarse del litoral para transitar por zonas más interiores.

IMG_20200222_112209
El Camino de Ronda dejó la línea de mar para adentrarse tierra adentro.

Pasaban las horas y ya veíamos al faro en la lejanía. Parecía que estaba cerca pero la referencia era engañosa. Una cosa es la distancia en línea recta y otra muy distinta seguir un camino serpenteante que sigue la caprichosa forma de la costa.

IMG_20200222_115230
La caprichosa orografía y las calas de la costa provocaban que la distancia hasta el Faro del Cap de Creus fuera engañosa.

Continuamos la ruta con el objetivo fijado en el faro. Pasamos por diversas calas donde los azules, verdes y turquesas se combinaban a la perfección ofreciendo paisajes marinos de ensueño.  A pesar de estar a finales de febrero, aquellas bonitas aguas nos invitaban a darse un chapuzón.

IMG_20200222_115608
Los colores se combinaban a la perfección.
IMG_20200222_121233
A pesar de estar en febrero, las cristalinas aguas invitaban a darse un chapuzón.

Finalmente llegamos a la base del faro. Aquí, de nuevo, el paisaje volvía a ser de aspecto lunar. Ahora solo quedaba subir hasta él por un estrecho y empinado camino de piedra.

IMG_20200222_122029
Para llegar al faro hay que superar un estrecho y duro camino de pedra.

Después de unas largas horas de caminata habíamos llegado al Far del Cap de Creus ¡Ahora sí que podíamos afirmar que habíamos estado en los dos extremos de la península!

Descubrimos una placa que hermana el Cap de Creus, punto más oriental de la península, con el Capo Fisterra, el más occidental. Nos sentamos un rato en el bar del faro y tomamos algo mientras descansábamos y disfrutábamos de las preciosas vistas hacia el Mediterráneo.

IMG_20200222_122511
El Far del Cap de Creus, un balcón hacia el Mediterráneo.
IMG_20200222_122702_1
La placa instalada en la roca hermana los dos puntos más extremos de la península.
IMG_20200222_130050
El Far del Cap de Creus en el Alt Empordà.

La vuelta decidimos hacerla siguiendo la carretera. No iba a ser el recorrido más bonito, por descontado, pero sí el más rápido al ser más corto. Además, no queríamos correr el riesgo de perdernos de nuevo como nos  había pasada durante la ida.

Llegamos a nuestra autocaravana bastante cansados y con más de quince kilómetros en nuestras piernas. Preparamos la comida y descansamos un buen rato. Nuestras piernas lo necesitaban.

Habíamos pasado toda la mañana caminando, pero no teníamos suficiente. Pensamos que sería buena idea ir a visitar Cadaqués, considerado uno de los pueblos más bonitos de Catalunya. Al fin y al cabo lo teníamos a poco más de diez minutos a pie.

El mismo aparcamiento de Port Lligat en el que estábamos estacionados estaba situado a pie de playa. Aquel lugar, era excepcional. Se entiende perfectamente porqué Salvador Dalí eligió aquel espacio para vivir.

IMG_20200222_154315
La playa de Port Lligat ofrece estampas dignas de postal.

Una vez en Cadaqués, tomamos la Avinguda Caritat Serinyana en dirección al mar hasta llegar a la Platja Gran. Allí, como si presidiera el lugar, se encuentra una escultura dedicada a la figura de su ciudadano más universal de la población: Salvador Dalí.

IMG_20200222_161512
La figura de Salvador Dalí, con cierta arrogancia, preside la Platja Gran de Cadaqués.
IMG_20200222_161609_1
Las aguas de la Platja Gran de Cadaqués eran totalmente cristalinas.

Seguimos el recorrido por la Avinguda Riba Nemesi Llorens -el paseo marítimo- dejando a nuestra derecha la Torre de sa fusta d’es Baluard, una antigua torre de defensa del siglo XIII ubicada en un lugar privilegiado sobre la roca-. En pocos minutos dimos con la Platja del Port d’Alguer.

Llegamos al extremo opuesto de la playa. Desde allí podíamos disfrutar de una perspectiva preciosa de Cadaqués donde destacaba la torre de la Iglesia de Santa María.

IMG_20200222_162847_1
Cadaqués, una población de casas blancas y calles empedradas.

Dejamos la línea de costa para adentrarnos en las estrechas calles de Cadaqués. Paseamos un buen rato sin rumbo fijo. Las fachadas blancas contrastaban y combinaban a la perfección con el piso empedrado.

La llegada de Salvador Dalí a la población con su estilo surrealista representó toda una revolución para sus habitantes, hasta ese momento, dedicados mayoritariamente a la pesca. En la actualidad, Cadaqués combina a la perfección su pasado marinero con las numerosas galerías de arte abiertas por artistas atraídos por la figura del genio. Resulta fácil encontrar dispersas por las calles obras pictóricas exhibidas permanentemente en las fachadas.

Avanzaba la tarde y seguíamos deambulando por el entramado de calles de Cadaqués. A pesar de ser sábado, se respiraba tranquilidad. No teníamos ninguna prisa por volver a nuestra autocaravana.

Nos acercamos hasta la entrada del Museu Dalí que, todo sea dicho, estaba cerrado a esas horas. No hace falta decir que la figura de este artista referente del surrealismo del siglo XX es visible de forma omnipresente en el municipio.

El sol empezaba a despedirse del día. Ello nos hizo recordar que estábamos en febrero. Empezaba a refrescar, así que entramos en una cafetería a tomarnos un café caliente y compramos pan. La vuelta hacia nuestra Snaky la quisimos hacer por el lado opuesto del paseo marítimo. Así, podríamos verlo entero.

De camino a la Platja es Poal, una gran casa de estilo peculiar y tonos azulados nos llamó la atención. Se trataba de la Casa Serinyana, una construcción edificada durante la primera década del siglo pasado por la familia que le da nombre.

Continuamos la vuelta por la Avinguda Víctor Rahola, un bonito paseo que transcurre junto al mar. Desde él puede disfrutarse de unas excepcionales vistas de Cadaqués.

IMG_20200222_171108
Sin duda Cadaqués es un pueblo precioso.

Finalmente llegamos de nuevo a Port Lligat, lugar donde estaba nuestra autocaravana, bastante cansados. No en vano habíamos acumulado caminado durante la jornada algo más de veinte kilómetros. Afortunadamente, los paisajes y lugares vistos durante el día habían valido la pena. Por si eso no fuera suficiente, Port Lligat nos quiso premiar con un atardecer de postal.

IMG_20200222_183127
Port Lligat quiso regalarnos un atardecer de postal.
IMG_20200222_183303
Pocas veces hemos visto el mar de color rosa.

Esa noche dormimos como verdaderos troncos. Estábamos realmente agotados. Fue cerrar los ojos y caer inmediatamente en los brazos de Morpheo.

DÍA 3. Domingo 23 de febrero de 2020. PORT LLIGAT (ALT EMPORDÀ) – EL PORT DE LA SELVA (ALT EMPORDÀ) – PLATJA D’ARO (BAIX EMPORDÀ) – BAIX LLOBREGAT (CATALUNYA-ESPAÑA). Al despertarnos, a pesar de haber descansado perfectamente, el cansancio aún estaba presente en nuestros cuerpos.

Después de la paliza del día anterior, este queríamos tomárnoslo con calma y tranquilidad. A media mañana dejamos atrás Port Lligat y nos dirigimos por otra revirada carretera, la GI613, hacia la vecina población de El Port de la Selva. Conseguimos estacionar sin problemas en el aparcamiento municipal que estaba bastante vacío.

Nuestra intención era dar un paseo y tomar un algo en alguna terraza disfrutando del sol. Fuimos siguiendo el paseo marítimo en dirección al centro de la población descubriendo algunas curiosidades.

Llegamos al puerto. Las embarcaciones que había atracadas y el bonito entorno convertían aquel lugar en mucho más que un simple puerto de pescadores.

IMG_20200223_105726
La luz del sol invernal aportaba unos colores especiales al puerto de El Port de la Selva.

Por mucho que nos esforzáramos no éramos capaces de encontrar ni un solo local abierto para poder tomar algo. Todo estaba cerrado, muy muerto incluso para ser un fin de semana del mes de febrero. A pesar de que era bonito, decidimos irnos a otro lugar.

Optamos por dirigirnos a una población que, por ser muy turística, siempre tiene más vida en cualquier época del año. No son los lugares que más nos gustan, pero era una apuesta segura. Nos pusimos en marcha hacia Platja d’Aro.

Realmente no hicimos gran cosa ya que la conocemos perfectamente. Paseamos, nos tomamos algo en los locales, hicimos unas compras y regresamos a casa a media tarde. Había sido un fin de semana de bonitos lugares y grandes paisajes. El camino de vuelta a casa también quiso regalarnos alguna postal más, en esta ocasión de los cercanos Pirineos nevados.

IMG_20200223_121116
Después de faro del Cap de Creus, las preciosas playas de Cadaqués y el atardecer de Port Lligat, nos volvíamos a casa viendo los Pirineos nevados.

¡Aún no lo sabíamos, pero el maldito COVID-19 estaba a punto de llegar y tardaríamos mucho en volver a escaparnos!

Captura Recorrido
Resumen del fin de semana: BAIX LLOBREGAT (CATALUNYA-ESPAÑA) – CAP DE CREUS (ALT EMPORDÀ-CATALUNYA) – CADAQUÈS (ALT EMPORDÀ-CATALUNYA) – BAIX LLOBREGAT (CATALUNYA-ESPAÑA).

 

 

 

 

 

 

 

 

Un comentario en “Escapada al Cap de Creus: al este (E) del oeste (W).”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s